Elige: juguetes de pista británicos

PIN

Los británicos sí que saben hacer juguetes divertidos para hombres. Regalos perfectos para el Día del Padre. Aunque probablemente deberías regalártelos a ti mismo.

Sacar adelante su propia marca de coches deportivos: es el sueño de muchos empresarios por cuyas venas corre gasolina. Sobre todo al otro lado del Canal de la Mancha, es un deseo muy perseguido. Después de todo, ningún país ha producido tantas marcas de coches deportivos como Gran Bretaña.

Establecer una marca de coches deportivos es una cosa, hacerla rentable es otra. Ahí es donde suelen fracasar los británicos. Sin embargo, hay muchos deportivos que han llegado a producirse. En la lista de hoy, nos fijamos específicamente en los coches británicos de la categoría de juguete de pista. En el contexto del Día del Padre, creemos que es una categoría apropiada.

Lotus Exige S1

Muchos fabricantes británicos de coches deportivos son algo oscuros, pero obviamente no la marca de Colin Chapman. En realidad, puedes divertirte en la pista con cualquier Lotus, aunque algunos Lotus son más hardcore que otros. En 2000, por ejemplo, la marca sacó una versión extra hardcore del Elise: el Exige.

Con una variante más potente de 179 CV del cuatro cilindros de 1,8 litros, un techo rígido con capota y un alerón, el Exige está preparado para la pista. Se ha prescindido de todo el lujo superfluo, haciendo que el coche pese sólo 780 kg. Exactamente como Colin Chapman hubiera querido. A estas alturas, probablemente esté revolcándose en su tumba, ya que el Lotus Evija pesa 1.680 kg e incluso hay planes para un Lotus SUV. Pero eso aparte.

Vauxhall VXR220

Vauxhall es una marca británica, pero el logotipo suele ser lo único británico de sus coches. También puedes pensar en el Vauxhall VX220 como un Opel con un logotipo diferente, pero este coche es definitivamente británico. De hecho, el Opel Speedster y el Vauxhall VX220 se basan en el Lotus Elise y se fabrican en Hethel.

Como aquí no sólo hablamos de coches británicos, sino también de juguetes de pista, el VXR220 es el más relevante. Esta fue la versión extra hardcore del VX220, que no vino como un Vauxhall. Así que era un coche de los británicos, para los británicos. El Vauxhall Speedster más potente tenía 203 CV, pero este VXR220 llegaba hasta los 223 CV. Y lo que es más importante, la suspensión y los frenos habían sido mejorados. Esta versión VXR también contaba con semi-slicks y asientos diferentes. Sólo se construyeron 65 unidades, todas en color Calypso Red.

Ariel Atom

Siempre se puede ser más espartano. Ariel lo demostró en 2000 con el extraordinariamente minimalista Atom. Con su «exoesqueleto», el Ariel Atom tiene un aspecto único. La primera generación pesaba sólo 456 kg y montaba el mismo cuatro cilindros Rover de 1,8 litros del Elise y el Exige. Lotus también participó en el desarrollo, ya que nadie sabe mejor cómo fabricar un deportivo ligero que los hombres de Hethel.

El Atom siguió desarrollándose a lo largo de los años, y en 2008 incluso se le añadió un V8. El resultado fue el desquiciado Ariel Atom 500 (el coche de la foto de cabecera). Aceleraba de 0 a 100 km/h en 2,3 segundos y era uno de los coches más rápidos del mundo. Así que en un Atom 500, eres más rápido que un Chiron con poco más que unos tubos a tu alrededor.

Caterham 7 Superlight

Que el Caterham 7 también tiene un vínculo con Lotus no hace falta explicarlo. Caterham continuó con el 7 donde Lotus dejó de hacerlo. Eso no significa que sean réplicas, ya que Caterham ha realizado los cambios necesarios a lo largo de los años. Al hacerlo, no han ido tan lejos como Donkervoort, pero también hay versiones más extremas del Caterham 7. El Superlight, por ejemplo.

El Superlight es, como su nombre indica, aún más ligero que un Caterham Classic o un Roadsport. Por ejemplo, el Superlight no lleva rueda de repuesto a bordo ni parabrisas. La versión superior es el R500 con un motor Ford Cosworth de 2,0 litros que rinde 263 CV. Estos caballos de potencia básicamente sólo hacen falta para poner en movimiento 506 kg. Sólo tienes que añadir tu propio peso a eso.

Westfield XTR2

 Crédito de la foto: <p&p>photo

La «actividad principal» de Westfield es básicamente la misma que la de Caterham. De hecho, este fabricante británico de deportivos también se basa en el Lotus 7. Sin embargo, en 2001 presentaron su propia creación: el XTR2. Resulta casi increíble cuando se ve el coche, pero el XTR2 está realmente homologado para circular por la calle.

Sin embargo, la calle no es el hábitat natural de este coche. Es claramente la pista de carreras. Este coche no sólo carece de techo, sino que Westfield también consideró innecesarios el parabrisas y las puertas. Esto resulta en un peso extraordinariamente bajo de 410 kg. Es incluso menos que un Ariel Atom. Para la propulsión, Westfield ha tomado el motor de la Suzuki Hayabusa, que rinde unos 170 CV. Seguir el ritmo de una Hayabusa no va a funcionar con este Westfield, pero casi cualquier cosa con cuatro ruedas sí.

Noble M400

A diferencia de los coches anteriores, el Noble M400 vuelve a parecer un coche. Techo, parabrisas y puertas: todo está ahí. Pero ahí se acaba todo. Cosas como airbags, ABS y control de tracción no están en él. Así que, de nuevo, este es realmente un coche duro que pertenece a la lista de juguetes de pista británicos.

El M400 es una versión extrarrápida del M12 y recibe su nombre de la distribución de caballos. A saber, 400 CV por cada 1.000 kg. En concreto, el Noble M400 pesa 1.060 kg, mientras que su potencia asciende a 431 CV. Estos CV son producidos por una versión biturbo del V6 3.0 Duratec de Ford. Por cierto, si alguna vez te encuentras con un Rossion Q1 en Internet y ves similitudes: puede que tengas razón. De hecho, Rossion, con sede en Estados Unidos, produjo una versión ligeramente modernizada del M400 hasta 2018. ¿Buscas coches segunda mano? Encuentra tu próximo coche de ocasión en Crestanevada.