Efectos de imponer límites en los niños

on

Sin duda, los problemas de cualquier índole en la adultez, como los físicos, psicológicos, sociales, emocionales, de salud y/o cualquier otro tienen su raíz en la infancia. Gran parte de todo el planeta sigue ignorando tal realidad.

Los problemas delincuencia se radican en problemas en la infancia no necesariamente económicos, que, de adultos, debemos sufrir toda la sociedad. A los niños no les puede dejar solos en su crecimiento o tratándolos como mascotas, que se solo se alimenten, aseen y se les da unas normas de comportamiento básicas para que no estorben a nadie.

El mundo debe estar abocados a la formación de los niños, y no se trata de un cliché, hacer niños más competentes es asegurarnos un mundo mejor. Es cierto que hay personas que ni con las condiciones más favorables en su entorno logran ser buenas personas, pero hay otros muchos que tuercen su camino por no recibir la atención y el cuidado adecuado en su momento.

Hay una inmensa realidad en que los individuos en crecimiento a lo largo de todas sus etapas se les deben imponer límites y criterios, que se deben fomentar para que logren llevar una vida positiva. Sin embargo, los extremos siempre son negativos por ello los padres o responsables de la crianza de los niños, debemos intentar en lo posible de hallar el mejor balance en ello.

Falta de limitaciones por los padres (delincuencia)

Aunque no se debe generalizar, los padres de esta época, tienden a no ejercer los limites necesarios a sus hijos, queriendo quizás que lleven una vida distinta a las que ellas tuvieron. Pero esto hace que los niños, no creen un patrón de jerarquía en sus mentes.

O acaso ¿cómo actúan los niños más pataleteros que conoces? Como si fuesen los dueños del mundo, todo debe estar a su disposición, sin tener que dar explicaciones a nadie, ¿verdad? Esa es la fantasía a la cuales los someten sus padres. Sin pensar que cuando se enfrentan al mundo real los hacen más incompetentes de lo que pensaban.

Los adultos, padres o representantes de los niños somos los máximos responsables de su comportamiento en la adultez. La delincuencia muestra su mejor cara en estos tiempos, esa cara es la de muchos jóvenes que toman el camino del robo y hurto para conseguir lo que necesitan.

Por ello se hace indispensable la labor de los cerrajeros Sants profesionales, que con sus servicios las 24 horas del día, puedan hacer una puerta mucho más resistente a los vándalos, por medio de los productos de cerrajería de más calidad del mercado.

Excesiva protección

Así como la debilidad de los padres es negativa para los hijos, la excesiva protección también lo es. Los gritos, la cantidad de normas, responsabilidades precoces y falta de decisión u opinión en los niños, también los hace incompetentes para la vida real.

Ambos extremos son detonantes psicológicos, en la adultez cuando los padres ya no pueden ejercer la autoridad y manutención de sus hijos por cualquier razón. Siempre es ideal buscar ayudas profesionales y talleres de padres, para conseguir niveles adecuados de disciplinas de los niños